Pablo Collada

Vivimos el supuesto regreso de la ciudadanía al centro del poder. O, al menos, al centro del relato. EnglishPortuguês 


Este artículo es un extracto de un artículo original publicado en el eBook El ecosistema de la Democracia Abierta y se puede encontrar aquí.

En la sociedad actual es muy fácil evidenciar el cambio discursivo en el que se incorpora el modelo de gobernanza abierta como centro impulsor de la participación ciudadana.

Una participación que desvincula  —o intenta desvincular— a las élites del ejercicio del poder generando nuevos espacios que gestan y consolidan ideas nuevas en relación a los viejos esquemas de gobernabilidad.

Para llegar a este punto, ha sido imprescindible que sucedan diversos hitos a los largo de la historia, los cuales han impactado el ejercicio ciudadano de hoy, gracias al concepto histórico de ciudadanía y su rol social, a las múltiples transformaciones de los modelos educativos, a la sofisticación de la noción de participación ciudadana y a la tecnología como factor de interés en el ejercicio cívico.

En el texto se exploran diversos aspectos y acontecimientos que, desde la época del Imperio Romano, han impactado el ejercicio del gobierno y el papel de la ciudadanía.

Del mismo modo, recrea brevemente los distintos procesos que ha vivido la educación, y habla de la evolución de los modelos educativos a lo largo del tiempo, según el contexto económico y social de diferentes épocas.

En lo concerniente a la participación ciudadana, explica los diferentes niveles de este concepto y su alcance en la gestión pública, así como otros conceptos de mucho interés, que le permiten llegar hasta aspectos como los procesos de co-participación y empoderamiento.

Además, hace referencia a la tecnología cívica, su impacto en los procesos democráticos actuales e incluso menciona algunas herramientas y aplicaciones que promueven la participación ciudadana, aprovechando la accesibilidad de la tecnología.

Finalmente, se reflexiona sobre la importancia de entender de dónde venimos y cómo se ha constituido a los largo de los años nuestra sociedad, para entonces así tener las herramientas suficientes para afrontar los desafíos de la manera más acertada. Aprender del pasado para trabajar en el futuro.

Publicado en Democracia Abierta (23.04.2018)