El término ‘prosumidor’ ya está instalado en el ámbito de las grandes corporaciones privadas: se trata de un nuevo tipo de consumidor que participa en el proceso de elaboración del producto que pretende adquirir o utilizar, alcanzándose un nivel de personalización inimaginable años atrás, cuando el único intercambio con el cliente era por medio de encuestas y focus groups. En definitiva, en el sector de la empresa, la dimensión del consumidor está variando. Este ya no se concibe únicamente como un ente preocupado en adquirir un determinado producto o servicio, sino en un ciudadano con un compromiso social y cívico, potencialmente interesado en una oferta comercial. Gran parte de este nuevo paradigma, se sustenta en las posibilidades que ofrece Internet para conectar y amplificar sensibilidades.

Esta realidad, se acerca también a la esfera de la administración pública, percibiéndose los primeros cambios en la relación administrador-administrado y buscando un nuevo encaje con este ciudadano comprometido y con capacidad de interrelacionarse en Red. En este contexto, desde el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) de Colombia, en el marco del foro ‘Colombia en la ruta de ciudades i’, convocó a la ciudadanía a aportar ideas de aplicaciones móviles para solucionar el problema de la inseguridad en Medellín. Los interesados tuvieron de plazo hasta el 24 de agosto para enviar las propuestas, de las cuales fue elegidaMov123, que a partir de ahora contará con la asesoría y el apoyo del programa Apps.co, en el Vivelab de Medellín, para hacer realidad el proyecto.

Esta idea TIC, seleccionada entre 68 propuestas, persigue la optimización del servicio de público en la línea de emergencia 123, tanto en eficacia económica, reduciendo los costos en un 60 por ciento; operativa, comunicando al ciudadano directamente con el prestador del servicio; y funcional, permitiendo que el usuario acceda a los servicios con una sola tecla.

No se trata de la primera jornada en Colombia, ya que a principios de mes en Montería, la aplicación Montmov fue premiada como la mejor idea para solucionar los problemas de movilidad por medio de las TIC. La aplicación exhibirá las rutas del transporte público con sus duraciones estimadas y ofrecerá la ubicación y lugares disponibles en los parkings de la ciudad, facilitándole al usuario la reserva de los mismos.

“En una ciudad inteligente sus ciudadanos tienen mayor contacto y mayor participación a través de la tecnología con quienes los gobiernan. Es construir el sitio ideal para el desarrollo armónico de nuestra sociedad”, señaló la viceministra de TIC María Carolina Hoyos.

El estímulo a la participación ciudadana ─también a través del desarrollo de apps─ es el medio más idóneo para aprovechar las experiencias de una sociedad que ya ha mostrado que “las multitudes inteligentes (que no solo opinan, sino que quieren co-crear y co-decidir) puedan actuar de una forma semejante en la política ejecutiva y legislativa, siendo una excelente oportunidad para recuperar la confianza en el sistema democrático”, señala el asesor de comunicación Antoni Gutiérrez-Rubí, quien presentó el 31 de agosto en la conferencia de Cities for Life en Medellín.

Los hackatones —encuentros de desarrolladores para el desarrollo colaborativo de software— son cada vez más frecuentes en virtud de la omnipresencia de teléfonos móviles. Las apps se han transformado el vehículo apropiado para articular las sugerencias de los ciudadanos con la capacidad decisoria de los políticos.

Si quieres valorar aplicaciones puedes hacerlo participando como experto de la appteca de apps4citizens. apps4citizens es una plataforma que tiene por objetivo promover el uso de las aplicaciones como un instrumento útil para mejorar la calidad democrática de la toma de decisiones a través del compromiso social y político colectivo.