Bernardo Gutiérrez

El exuberante ecosistema de prácticas ciudadanas y de espacios autogestionados ha transformado a Madrid en una referencia internacional de los denominados comunes urbanos. EnglishPortuguês


Este artículo es un extracto de un artículo original publicado en el eBook El ecosistema de la Democracia Abierta y se puede encontrar aquí.

Las incontrolables crisis democráticas y políticas de nuestros tiempos han llevado a la ciudadanía a gestar iniciativas que eliminen o disminuyan los diversos intermediarios que necesita un individuo para poder llegar a ser escuchado por los altos cargos y, más allá de eso, que sus ideas sean aplicadas o, por lo menos, tenidas en cuenta.

Estas iniciativas, cien por ciento características de la ‘democracia de abajo arriba’, se basan en un concepto aportado por el programador informático español, Pablo Soto: la desintermediación.

El mecanismo que le permite a las personas tomar sus propias decisiones, que está revolucionando la participación ciudadana.

Con base en este concepto, en 2011, se creó en Madrid ‘Propongo’, una plataforma diseñada en software libre que permitía a los usuarios proponer ideas que luego serían votadas.

Todas debían ser de abajo arriba, es decir, descentralizadas, resguardando los principios de la desintermediación.

Gracias a emprendimientos como éste, las administraciones públicas han empezado a despertar y a tomar conciencia respecto a diversos mecanismos de descentralización del poder, debido a la necesidad imperativa de encontrar nuevas e innovadoras formas de motivar la participación ciudadana.

En este sentido, y posterior a la puesta en marcha de ‘Propongo’, el Ayuntamiento de Madrid lanzó ‘Decide Madrid’, una plataforma de participación con la que se abrió un camino a la democracia de abajo arriba por parte del mismo sector público e institucional, en el que con una asignación presupuestal de 100 millones de euros, se han logrado hacer realidad muchas propuestas ciudadanas, que han sido votadas por la propia población madrileña, y que son apoyadas por lo menos por el 1 % de las personas mayores de 16 años registradas en el padrón municipal.

De esta forma, y empezando con estos dos singulares ejemplos, en el texto se explican diferentes iniciativas que se han estado gestando en la ciudad de Madrid y se muestra cómo es posible generar transformaciones a partir de un cambio en los paradigmas políticos tradicionales, adaptados y enfocados de acuerdo a las necesidades particulares de cada territorio.

Publicado en Democracia Abierta (28.04.2018)