Ana Lis Rodríguez

Repensar la representación implica ampliar la comunidad de deliberación y redefinir no sólo quiénes pueden decidir en temas públicos que les afectan, sino cómo se toman las decisiones. EnglishPortuguês


Este artículo es un extracto de un artículo original publicado en el eBook El ecosistema de la Democracia Abierta y se puede encontrar aquí.

Actualmente, se puede decir que la connotación de la participación ciudadana está cambiando y, dentro de su proceso de redefinición, vemos cómo diferentes formas y desarrollos comienzan a tomar partido y a ampliar el sentido de lo que en antaño significaba participar, elegir, debatir e interactuar.

Sin duda, la participación es uno de esos temas que se convierten en el eje transversal de muchas discusiones públicas, ya que constituye una de las áreas que puede redefinir nuestras democracias en cuanto a los sistemas de gobierno.

De esta forma, observamos cómo diversas iniciativas de la sociedad civil comienzan a tener un amplio campo de acción en este aspecto, haciendo uso de las tendencias tecnológicas que ofrece Internet.

Así, iniciativas como Democracia en Red, que nació en la ciudad de Buenos Aires en 2012, fruto de una reflexión en la que se trabajó en la creación de herramientas online que facilitaran los procesos de participación y promovieran estrategias de institucionalización del uso de las mismas, por medio de una herramienta de software de código abierto, accesible y versátil, que hace posible una participación ampliada.

A lo largo de estos años de trabajo, investigación y experimentación, se creó la plataforma online —también de código abierto— DemocracyOS (DOS), que facilita a grupos, personas y/u organizaciones proponer, debatir y votar temáticas libremente elegidas.

Herramientas como éstas promueven el aumento de la participación ciudadana, fomentan la democracia deliberativa e impulsan la formación de una ciudadanía activa, y resultan de vital importancia dadas las características puntuales de estos tiempos, en donde tenemos a nuestra disposición cientos de instrumentos que nos permiten leer y entender de forma óptima los problemas de índole social, política o económica de la ciudadanía, que nos permite ver la sociedad por medio del análisis de datos y de diversos mecanismos de interacción.

Publicado en Democracia Abierta (18.04.2018)