Hace dos años, en medio de una conversación informal, el reconocido psicoanalista argentino, Luis Gratch (69 años), le comentaba a Diego Cabrosi (27 años), estudiante de administración de empresas, una inquietud que le surgió en un viaje a la India: «si tengo un problema de salud aquí, nadie conocerá mis antecedentes médicos ni sabrá si soy alérgico a medicamentos u otros datos clave para atenderme correctamente. ¿Qué pasaría si estoy inconsciente?». Fue a partir de esa charla que surgió la idea de la app Clingot, que ya forma parte de la appteca de apps4citizens.

Clingot es la primera y única app en el mundo que permite cargar la historia clínica completa y acceder a ella desde cualquier dispositivo móvil de Android o iOS, e incluso desde el escritorio del ordenador, en cualquier momento y en cualquier lugar. Permite al usuario/a subir estudios, imágenes indicaciones médicas y anotaciones personales sobre su historial médico, para que se pueda acceder a ellos durante una consulta médica de rutina o para que alguien más pueda hacerlo en su lugar ante una emergencia.

Cabrosi, fanático de las nuevas tecnologías, afirma que siempre quiso realizar algo lo suficientemente grande para dejar al mundo y que, tras pensar varias ideas, la charla con Gratch le llevó a pensar este proyecto. Tuvimos la oportunidad de hablar con él y nos comentó, entre otros aspectos de la app, su motivación principal: «Encontramos [junto a su equipo] dentro del sector de salud una enorme falencia tanto en el servicio prestado como en la falta de información (…) Ya había sistemas de gestión orientados a digitalizar las historias clínicas, pero están concebidos para los médicos, no para los pacientes», explica. «Nuestro objetivo era que el paciente, el médico y el centro médico pudieran cargar en un mismo espacio los datos de una historia clínica para acceder a ella desde cualquier lugar del mundo».

Clingot app 2En Clingot, todos los datos que se ingresan están encriptados y poseen un alto nivel de seguridad, ya que, según nos cuenta, eran conscientes de que los datos de los usuarios son muy sensibles, y más en este caso, porque se trata de datos de salud. Según Cabrosi, el impacto que tuvo la app fue altamente positivo, debido a que despertó gran interés en el sector de la sanidad, así como en el público en general: «no solo diarios, revistas, canales de tv, radios, se interesaron por este emprendimiento, sino también ministerios y alcaldías se han interesado en conocer lo que Clingot ofrece para la comunidad».

Aunque por ahora solo opera en Argentina, Clingot tiene previsto llegar a otros países. «En el corto plazo estaremos llevando la app a Chile, Uruguay, Brasil y el resto de Latinoamérica, para lanzarla después en Europa y Estados Unidos. Próximamente estaremos en España, impulsados por grandes empresas que ya muestran su interés».

Esta app ya forma parte de la categoría Salud y calidad de vida, en la appteca de apps4citizens, una plataforma que tiene por objetivo promover el uso de las aplicaciones como un instrumento tecnológico al servicio de la ciudadanía, que funciona a través del compromiso social colectivo. Si quieres conocer más sobre el proyecto, entra en la web de apps4citizens y sigue nuestras cuentas de Twitter y Facebook.

 

 

Publicado en: El Periódico, ‘Apps’ para el ciudadano comprometido, por Martin Szulman (21.06.2017)