El Día de los Derechos del Consumidor (en inglés, WCRD) nació como una oportunidad para promover los derechos básicos de los consumidores, pidiendo que sean respetados y protegidos, con el fin de que éstos tengan la oportunidad de réplica ante abusos del mercado e injusticias sociales que pasen por encima de la ley.

Para este año, el tema planteado fue ‘Construir un Mundo Digital en que los Consumidores puedan confiar’, con el objetivo de mejorar los derechos del consumidor también en el mundo online. Además, sus creadores trabajan también en una campaña en la que se hace un llamado a la Organización de Naciones Unidas a que reconozca este día como una celebración internacional.

Top 6 de #apps sobre #EconomíaColaborativa

Así, con motivo de la celebración de esta fecha, a la que se rinde homenaje desde 1983 y que fue motivada por el ex presidente estadounidense John F Kennedy, en apps4citizens hemos querido hacer un recopilatorio de seis apps de nuestra categoría de Economía social y colaborativa para ofrecer un panorama práctico y móvil a aquellos consumidores que quieren sentirse mejor atendidos a la hora de adquirir productos y servicios y, por supuesto, poder hacerlo desde sus dispositivos electrónicos:

  1. Mapeando la economía social y solidaria: Pam a Pam

  2. Lendi convierte a tus vecinos en tus proveedores

  3. TimeRepublik: el tiempo y el talento como moneda

  4. Peerby: una app para compartir objetos con tus vecinos

  5. Screenly: proyecciones de cine bajo demanda

  6. Wonowo busca, filtra y compara para mejorar tus viajes

¿Quieres saber cómo avanza la economía colaborativa?

Como recursos adicionales, recogemos aquí algunos artículos de interés sobre la celebración de esta fecha, en relación con los avances y proyecciones de la economía colaborativa.

“El Comité Económico y Social Europeo se ha reunido en Bruselas con NESI Forum y la fundación Global Hub for the Common Good, así como con los principales representantes europeos de los sectores de la economía colaborativa, circular, social y funcional, con la finalidad de dar los primeros pasos para la regulación de estos sectores”.

“Las escalas de impacto  están reduciéndose a tamaños más óptimos y funcionales. Desde la Economía Colaborativa, por ejemplo hablamos del ciudadano-productor, capaz de crear un impacto considerable a través del uso de herramientas digitales para colaborar con sus iguales en el consumo, la producción, la financiación o la generación de conocimiento tanto a nivel local como global”.

“Trabajando con algunos de sus miembros en India, Bangladesh e Indonesia, Consumers International construirá un modelo escalable para entender el comportamiento del consumidor; Facilitar la evaluación del producto; Abogar por el cambio de negocios y políticas; Y capacitar a los consumidores de bajos ingresos para que afirmen sus derechos en el mercado. Los miembros proporcionarán un apoyo crucial a nivel local y nos ayudarán a involucrarnos con las partes interesadas pertinentes en cada área del proyecto”.

“Estas lagunas legales deben acabarse. Sobre todo si tenemos en cuenta que hablamos de mercados clave para el sostenimiento económico del país, como son el transporte o el alojamiento turístico. Es incuestionable que la economía colaborativa genera riqueza, ofrece servicios útiles y beneficia a los ciudadanos, pero no puede vivir en una especie de territorio pirata que se delimite a golpe de sentencias”.

“Bajo el paraguas de la Economía Social y Solidaria entrarían diferentes realidades económicas como son las empresas sociales, las cooperativas, las asociaciones, las fundaciones, trabajadoras independientes u organizaciones no gubernamentales, experiencias que conviven de manera distinta y que nacen todas ellas como una alternativa al modo de producción dominante”.